Shipbrokers graneleros secos evalúan mercado 2022

El terminal de Valparaíso suele ofrecer elevadas transferencias de carga granelera dentro y fuera del país.
El terminal de Valparaíso suele ofrecer elevadas transferencias de carga granelera dentro y fuera del país.

En esta ocasión, dos destacados shipbrokers locales nos cuentan cómo ha evolucionado el sector granelero este 2022.

Publicado Actualizado

En vista de la buena recepción de las y los lectores de este medio a la nota de ayer sobre tarifas oceánicas, ahora quisimos conversar sobre las impresiones de algunos shipbrokers (o corredores marítimos chilenos) sobre el comportamiento del mercado granelero seco este 2022.

La primera interrogante apunta a conocer su opinión sobre las variaciones del precio spot y largo plazo de este tipo de carga, considerando además fenómenos económicos relacionados como el alza de la divisa norteamericana, la inflación o baja en la actividad industrial.

Raúl Spoerer, shipbroker granelero de larga data y actual CEO de la firma Space Chartering, nos entrega sus impresiones al respecto: "Las tarifas hoy día van a la baja, y han bajado considerablemente los últimos meses por lo menos en lo que es granel. Todo va dependiendo del mercado y qué tipo de tráfico estemos hablando. Si nos enfocamos en Chile, estamos hablando de una baja de un 40 o 50% de lo que era hace seis meses atrás".

A renglón seguido, añade otra consideración importante: "El termómetro en el mercado naviero de Bulk Cargos de exportación en Chile está medido por los concentrados de cobre, ese es el termómetro más relevante. Y hace tres o cuatro meses atrás tuvimos tarifas de hasta noventa dólares por tonelada, y hoy día vemos cifras de 50 dólares por ese mismo volumen de carga, entonces hay una baja importante".

Christian Kassu es otro shipbroker granelero chileno de amplia trayectoria, quien además maneja la firma Lighthouse Chartering que provee análisis pormenorizado de este mercado. Y aquí entrega una visión muy acuciosa del funcionamiento de este mercado: "A diferencia del transporte de carga en contenedores, los fletes en el transporte de carga a granel son definidos en base a dos componentes principales que son el arriendo de las naves (hire) y el precio de combustible (bunkers), además de otros gastos con menos variedad como los gastos de puerto, cruce de Canal de Panamá, pilotajes, etcétera".

Extendiendo su análisis, observa que "los costos de arriendo de nave dependen de varios factores como la oferta y demanda de naves en una zona particular (por ejemplo, la costa oeste latinoamericana) o en el mercado internacional. Y la demanda internacional depende de varios factores como China, sequía o inundaciones que afecten producción mundial de granos o minería, pandemias, crisis energéticas, etcétera. Por el lado de la oferta, hay factores como el tamaño de la flota mundial, la cantidad de naves que se construyen y las que salen para ser chatarreadas”.

Sus valoración del comportamiento de tarifas largo plazo y spot graneleras

Sobre este punto, Raúl Spoerer sostiene que "respecto a las tarifas spot versus largo plazo, eso siempre va de acuerdo al mercado de los futuros. Y hoy tenemos estos instrumentos a futuro con expectativas de mercado a la baja durante el 2023, entonces actualmente podemos tener una tarifa spot más alta de lo que podríamos esperar para el largo plazo. Por supuesto el largo plazo es siempre más atractivo para las compañías navieras, pero la tarifa que te den va a depender de los papeles o cuánto una naviera puede cubrirse, si lo considerase necesario".

Christian Kassu, por su parte, tiene una perspectiva más sucinta que agrega otros factores que considera dignos de mencionar: “El mercado spot es reflejo de la oferta y demanda de naves en ese momento; y el largo plazo más con una visión extendida en el tiempo de cómo se estima la evolución de la oferta y demanda tomando también en consideración de nuevas reglamentaciones sobre las emisiones (IMO 2023)”.

Para concluir este aspecto, Kassu clarifica otros elementos geopolíticos y económicos relevantes: “Por el lado del combustible, las variaciones están directamente ligadas al precio del petróleo y la disponibilidad de refinación en ciertos puertos. Las variaciones en este mercado son muy pronunciadas en ambas direcciones dependiendo el efecto de los elementos mencionados. Por ejemplo, la recuperación después de la pandemia a comienzos del año pasado tuvo un impacto enorme de los fletes al alza el año pasado. El efecto de la guerra en Ucrania tiene un efecto directo para granos que tienen que ser transportados de Argentina y USG y la importación masiva de carbón a Europa”.

Sus proyecciones para lo que queda del 2022 y el 2023

Al preguntarles en forma más específica por sus estimaciones a futuro del mercado granelero seco, Kassu plantea de manera muy concisa que “las expectativas para el cuarto trimestre 2022 son levemente más altas que los fletes vistos en el anterior”.

Raúl Spoerer, en cambio, cierra este reporte con un pronóstico más extendido que abarca datos históricos y estimaciones para el futuro no distante: “Para el resto del año yo esperaría que acercándonos al cierre las tarifas aumenten un poco, porque siempre, históricamente o todos los años, diciembre es un mes con alta demanda. La razón es que todas las empresas tratan de "cerrar" el año y embarcan hasta el último gramo que tienen almacenado. Por ende, esperaría que hacia diciembre el mercado suba un poco".

"Actualmente", dice concluyendo, "vemos un pequeño incremento en el arriendo de naves y en las tarifas, por lo cual las últimas semanas este índice ha experimentado una pequeña alza. Por ejemplo, si un barco se estaba arrendando en los 15 o 16 mil dólares al día en esta fecha, semanas antes se hacía en 14 o 15 mil. Por eso estimaría un mercado en un arriendo alrededor de 13.500 0 14.000 dólares diarios para el 2023. Me refiero aquí a barcos en peso muerto (o handy) de 37.000 toneladas”.