Contenedor inclusivo de Maersk sorprende a comunidad puertomontina

Aquí se observa el contenedor en las dependencias del frigorífico Contopsa.
Aquí se observa el contenedor en las dependencias del frigorífico Contopsa.

El contenedor que simboliza la inclusión de todas las personas, creencias, edades, etnias, orientaciones de género y capacidades vino a Puerto Montt a recordarnos el valor de vivir en comunidad.

Publicado Actualizado

Los mensajes que denotan optimismo y altruismo no suelen abundar en nuestros días. Este hecho explica, al menos en parte, la atención que el proyecto del denominado "Contenedor Arcoiris" de Maersk ha suscitado en varias partes del planeta durante su recorrido. Como se ha consignado en varios portales de noticias especializados que han informado sobre esta original propuesta, la idea nació de los propios trabajadores de la firma en 2020, quienes decidieron colorear los contenedores con los colores del arcoiris para apoyar a todos quienes se sentían desplazados por temas de orientación sexual, raza, edad, etnia, expresión de género o creencias.

Diego Fernández, Customer Experience Manager de A.P Moller - Maersk en nuestro país, nos lo explica muy claramente: "El contenedor es un símbolo de diversidad, equidad e inclusión en el sentido más amplio de la palabra. Al final, el propósito nuestro es generar ese mensaje de apoyar, respetar y, obviamente, valorar toda raza, expresión de género, edad, etnia, orientación sexual, religión o habilidades diversas".

Algunos mensajes dejados por las personas en el container.
Algunos mensajes dejados por las personas en el container.

"Pero nosotros incluso a nivel local queremos trabajar muy cerca de las distintas organizaciones para aprender y capacitarnos en estas materias. En Chile tenemos comités y equipos de trabajadores que nos asesoran en esto. También estamos trabajando con la Teletón y las escuelas diferenciales para invitarlos a ser parte de los eventos en sus respectivas ciudades”, indicó.

La actividad en Puerto Montt tuvo lugar en las dependencias del Frigorífico Contopsa en el Camino Trapén. Allí se congregaron los trabajadores del frigorífico, los ejecutivos de Maersk, periodistas de varios medios y los invitados estrella: las niñas y niños de la Escuela Diferencial "Los Eucaliptos". Entre sus actividades preferidas estuvieron los testimonios que escribieron en el container de 20 pies y su exploración del camión de la transportista chilena Heidi Stange, o "Heidi Queen", con su customización altamente original y colorida. Varios regalos alusivos a la campaña, tales como calcomanías, poleras y llaveros tampoco pasaron desapercibidos. El container, según nos aseguró el ejecutivo que coordina su periplo, Diego Fernández, emprenderá ahora su camino hacia la Argentina para cerrar su ciclo en esta parte del continente.