Crisis en Perú impacta en recalada de cruceros

El crucero Silver Moon adelantó su recalada en 24 horas y además prolongó su estadía en el puerto de Arica para ajustar su itinerario.
El crucero Silver Moon adelantó su recalada en 24 horas y además prolongó su estadía en el puerto de Arica para ajustar su itinerario.

Adelanto de recaladas programadas y, en un caso, el arribo de un barco que no estaba considerado son efectos para el puerto de Arica de los problemas que atraviesa el país vecino.

Publicado

Como un desafío para el turismo consideran en Arica los cambios en el arribo de cruceros que ocasiona la conflictiva situación que se vive por estos días en Perú. La actividad en el puerto de esa ciudad ya se ha visto modificada por esta razón.

El domingo 22 de enero recaló el Ms. Seabourn Quest con 364 pasajeros y 366 tripulantes. Se trata de un crucero que no estaba en la programación del puerto de Arica, pues originalmente debía recalar en Puerto Pisco, Perú, pero por la contingencia el capitán optó por nuestro país.

Y este martes arribó hasta Arica el Ms. Silver Moon que adelantó su recalada por el mismo problema en Perú. Originalmente estaba previsto recibir a esta nave hoy pero el itinerario se adelantó un día con la ventaja adicional de quedarse una noche en el puerto con 517 pasajeros y 399 tripulantes.

Hasta el momento hay un anuncio, por confirmar, para un crucero que está programado para el 2 de febrero pero que se adelantará para el 31 de enero.

La analista de transporte y logística de la Empresa Portuaria Arica, Eileen Reyes Salinas, indicó a Agenda marítima que el puerto “ha demostrado que tiene la capacidad para recibir estas naves activando rápidamente la Mesa de Cruceros donde participan distintos actores como el Servicio Nacional de Aduanas, SAG, operadores turísticos, Terminal Puerto Arica, agencias navieras, Sernatur, la Municipalidad y la Autoridad Marítima para abarcar la contingencia y dar facilidades a los visitantes”.

Facilita este proceso el que la Empresa Portuaria Arica invirtió 560 millones de pesos la construcción del Centro Turístico Integral para recibir a los visitantes y facilitar el trabajo de los operadores turísticos y servicios públicos a su llegada.

Al comienzo de la temporada, que partió en octubre del 2022 y culminará en abril del 2023, se anunció que estaban contempladas 18 naves con 13 mil visitantes.