Comité de Ministros rechazó proyecto Dominga y empresa apelará a la justicia ambiental

El comité que tomó la decisión contraria a la minera es integrado por los ministros Medio Ambiente, Economía, Salud, Agricultura, Energía y Minería.
El comité que tomó la decisión contraria a la minera es integrado por los ministros Medio Ambiente, Economía, Salud, Agricultura, Energía y Minería.

Con un rechazo unánime en la instancia política se escribió el último capítulo en la larga trama de la tramitación del proyecto minero portuario. La decisión ratificó la posición contraria que el propio Presidente de las República había planteado en su campaña.

Publicado

El proyecto Dominga volverá a la justicia ambiental tras el anuncio de Andes Iron de apelar a la decisión del Comité de Ministros que rechazó, en forma unánime, la calificación ambiental de la iniciativa portuario minera que se propone invertir US$ 2.500 millones para la producción de concentrado de hierro y concentrado de cobre en la comuna de La Higuera, región de Coquimbo.

El Comité de Ministros, presidido por la ministra del Medio Ambiente, Maisa Rojas, e integrado por las carteras de Economía, Salud, Agricultura, Energía y Minería, se pronunció este miércoles mientras fuera del recinto donde se constituyó había manifestaciones contrarias y a favor al proyecto.

Había doce recursos de reclamación presentados por personas y organizaciones en contra de la Resolución de Calificación Ambiental que había aprobado previamente la Comisión de Evaluación Ambiental de Coquimbo.

Todos fueron acogidos por la instancia que estimó que en la evaluación ambiental no se habían considerado en forma adecuada temas como el área de influencia del proyecto en el área marina. Cabe recordar que la propuesta de Andes Iron considera construir instalaciones portuarias para embarcar el mineral en el sector de Totoralillo, con muelle, duques de alba y sistemas de captación de agua y evacuación de salmuera al mar.

Respuesta de Andes Iron

Una vez que se conoció el rechazo a Dominga, la empresa responsable anunció que recurrirá́ ante los Tribunales Ambientales donde, dijeron, se analizan los proyectos “en su mérito técnico y jurídico, donde hemos obtenido resultados favorables, por lo que estamos confiados en que al final del proceso imperará la justicia y la verdad”.

“Como empresa no nos sorprende el resultado, considerando la intervención política del Comité́ de Ministros, que favorece la judicialización y retrasa una respuesta definitiva respecto de una inversión tan relevante para la Región de Coquimbo y la minería chilena. El proyecto Dominga ha sido respaldado sistemáticamente en todas las instancias técnicas, en las cuales ya se estableció que la línea de base es suficiente y completa, por lo cual no caben nuevos cuestionamientos técnicos a ésta”, sostienen.

Agregaron en una declaración que “el proyecto Dominga no sólo cumple, sino que supera todos los estándares y se alinea a los principios establecidos por el Gobierno para el desarrollo sostenible de proyectos industriales y mineros en materia de protección del medio ambiente, relacionamiento comunitario, uso de energías limpias, uso de agua desalada, entre otros. El proyecto Dominga fue diseñado de acuerdo a los mejores estándares de Minería Verde de consenso a nivel mundial para el siglo XXI”.

Una década en trámite

El proyecto Dominga ingresó el 2013 al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental y fue rechazado por la Comisión de Evaluación Ambiental de Coquimbo en marzo de 2017. Esta decisión fue ratificada por el Comité de Ministros en octubre del mismo año.

Fue entonces cuando el proyecto se judicializó cuando Andes Iron acudió al Primer Tribunal Ambiental, instancia que en 2021 ordenó repetir la evaluación del proyecto. En agosto de ese año se repitió la votación en la Comisión de Evaluación Ambiental que esta vez fue favorable.

En ese escenario se presentaron varias reclamaciones ante la Corte Suprema contra la aprobación ambiental, pero fueron rechazadas. Y en paralelo, llegaron las objeciones de los opositores al proyecto al Comité de Ministros que es una instancia administrativa que puede confirmar o revertir las decisiones ambientales, como ocurrió en este caso.