Puerto Exterior de San Antonio comenzaría a operar en 2034 transformando al recinto en uno de los más importantes de América Latina

La imagen proyecta el futuro puerto exterior que podrá recibir a las naves de mayor tamaño.
La imagen proyecta el futuro puerto exterior que podrá recibir a las naves de mayor tamaño.

Para el último trimestre de 2034, se estima que comience a operar el primer terminal del Puerto Exterior de San Antonio, iniciativa que considera la construcción de obras para la llegada de grandes embarcaciones y que permitirá el movimiento del 90% de la carga del país.

Publicado

La información fue entregada por la presidenta del directorio de la Empresa Portuaria San Antonio, Sally Bendersky, al Consejo de Políticas de Infraestructura (CPI), organismo que busca generar un espacio de reflexión en la materia, con el fin de generar políticas de Estado en el área.

“Según una estimación de demanda de carga y de la duración del desarrollo del proyecto, el Puerto Exterior debía comenzar a operar en 2029, con las obras de abrigo construidas y el primero de dos terminales. Esa fecha coincide con una estimación del Ministerio de Transportes (MTT) que consigna que la congestión marítima en el actual puerto se haría insostenible después de esa fecha. Hoy se estima que el primer terminal estará en condiciones de comenzar a operar a partir del último trimestre del año 2034”, indicó la ejecutiva.

En cuanto a las causas del retraso en la planificación inicial, precisó que existieron demoras en la evaluación ambiental y en la participación ciudadana del proyecto, debido a los efectos de la pandemia de Covid-19.

“Además, se recibieron más de tres mil consultas y observaciones, que se agruparon, llegando a mil 509, número superior al esperado. Se presentaron dificultades en lo técnico porque la propuesta inicial de construir las obras de abrigo en paralelo a la construcción del primer terminal no resultó ser viable”, precisó Bendersky, agregando que además se debilitó la gobernanza del proyecto entre 2019 y parte de 2022.

En cuanto al impacto del proyecto, sostuvo que será positivo por la disminución de congestión naviera por el mayor tamaño de las naves que serán atendidas por el puerto exterior, además de la generación de dos mil empleos indirectos y ocho mil indirectos.

También indicó que la gran capacidad de transferencia de carga futura del puerto aumentará su importancia en el comercio exterior llegando, posiblemente, a un 90% de la carga y descarga a nivel nacional.

“Esto significa que la casi totalidad de habitantes del país se verán beneficiados por el proyecto, puesto que los aumentos de escala reducirán el costo del consumidor. El puerto San Antonio se convertirá en uno de los más importantes de América Latina”, adelantó la por la presidenta del directorio de la Empresa Portuaria San Antonio.