Investigación de ABS analiza las medidas que favorecen la eficiencia energética hacia el cero neto

El Presidente y Director Ejecutivo de ABS, Christopher J. Wiernicki, durante su discurso de apertura en la cuarta Cumbre de Sostenibilidad.
El Presidente y Director Ejecutivo de ABS, Christopher J. Wiernicki, durante su discurso de apertura en la cuarta Cumbre de Sostenibilidad.

La captura de carbono, la eficiencia energética y los combustibles verdes son la hoja de ruta hacia el cero neto para 2050, según el informe Beyond the Horizon: View of the Emerging Value Chains.

Se trata de una investigación que publicó esta semana el American Bureau of Shipping (ABS), una prestigiosa clasificadora de activos marinos y offshore fundada en 1862.

El documento Beyond the Horizon: View of the Emerging Value Chains apareció en la Cumbre de Sostenibilidad ABS, durante la Semana Internacional del Transporte Marítimo de Londres, con un análisis en profundidad de las cadenas de valor del carbono, el amoníaco y el hidrógeno, según informo la empresa responsable del estudio.

El informe concluye que la industria necesitará acelerar la inversión en tecnología de captura de carbono, tecnologías de eficiencia energética y nuevos combustibles para lograr cero emisiones netas para 2050.

“Nuestros hallazgos muestran que hay una cantidad significativa de trabajo por hacer de aquí a 2050 si esperamos alcanzar el cero neto. Pero lo más importante es que nuestra investigación demuestra que es posible y traza un camino para que la industria llegue allí”, afirmó Christopher J. Wiernicki, Presidente y Director Ejecutivo de ABS.

“En pocas palabras, para que las emisiones de CO2 del transporte marítimo lleguen a cero neto, necesitaremos aprovechar el potencial de las tecnologías de mejora de la eficiencia energética para reducir el consumo agregado de combustible en un 15 por ciento en la flota existente y en los buques de nueva construcción. Al mismo tiempo, necesitaremos implementar la captura de carbono en gran parte de la flota que quema petróleo, reduciendo las emisiones de CO2 a bordo en un 70 por ciento. Aquellos que no adopten o no puedan adoptar la captura de carbono tendrán que cambiar al e-diesel o a biocombustibles sin carbono”, indicó.

Hacia el futuro

Las perspectivas modelan escenarios para el impacto de la descarbonización de la economía global en el comercio marítimo y el potencial de cambios en los patrones de comercio para remodelar la flota global. Esto incluye caídas en la participación agregada de los sectores de petroleros, quimiqueros y graneleros secos y un crecimiento en el sector de portacontenedores medido en términos de tonelaje bruto.

La transición a operaciones con bajas emisiones de carbono y, en última instancia, cero emisiones netas requerirá una inversión sustancial que puede cambiar la dinámica de las relaciones comerciales del transporte marítimo. Pero a largo plazo, las operaciones marítimas se beneficiarán de un menor uso de combustible, menores emisiones, mayores valores de activos y un cumplimiento normativo simplificado.

Teniendo en cuenta las características de los combustibles alternativos que está considerando la industria marítima, está claro que los procedimientos y protocolos de seguridad, así como la formación de la gente de mar, también tendrán que evolucionar, concluye el informe.

 

Se seguirán construyendo buques con motores convencionales de un solo combustible hasta bien entrada la próxima década. Como resultado, será necesaria una adopción generalizada de la modernización de tecnologías de captura de carbono y ahorro de energía para que la industria naviera cumpla sus objetivos.

El informe también considera los obstáculos y oportunidades para la adopción de combustibles alternativos y las acciones que los armadores deben tomar para asegurar su futura cadena de suministro de combustible. La creciente demanda de mayores volúmenes de combustibles sintéticos y verdes irá acompañada de la competencia por estos combustibles por parte de otros sectores industriales.

Como resultado, será esencial que las compañías navieras demuestren a los productores de combustible que existe una demanda suficiente para justificar la inversión en producción, agrupando sus actividades de compra para asegurar volúmenes suficientes.

La investigación destaca cómo el transporte marítimo desempeñará un papel fundamental en la transición mundial a la energía limpia.

“A medida que la industria marina mira hacia el futuro y profundiza en las complejidades de estas tres cadenas de valor, ABS deja claro que el sector marítimo es más que un espectador en la revolución global de la energía verde. Más bien, sirve como facilitador fundamental. El transporte de carbono, amoníaco e hidrógeno como carga pone de relieve la importancia de la industria para cerrar las brechas en el panorama energético mundial entre la producción, el almacenamiento y el consumo”, dijo Wiernicki.