Hapag-Lloyd publicó los resultados de la compañía a septiembre de 2022

El Valparaiso Express, con capacidad 11.000 TEU, es uno de los 252 barcos que forman la flota de la naviera.
El Valparaiso Express, con capacidad 11.000 TEU, es uno de los 252 barcos que forman la flota de la naviera.

Son cifras significativamente superiores a las de 2021, con un volumen de transporte al nivel del año anterior y una cartera de terminales aún más ampliada, indicaron desde la naviera en cuya propiedad participa la chilena CSAV.

Publicado

A través de un comunicado en su sitio en internet la naviera Hapag-Lloyd, la quinta mayor del mundo en este rubro, informó que en los primeros nueve meses de 2022 alcanzó un EBITDA de US$ 16.600 millones (15.600 millones de EUR) y un EBIT de US$ 15.100 millones (14.200 millones de EUR). Al mismo tiempo, el beneficio del Grupo ascendió a US$ 14.700 millones (13 800 millones de EUR).

“Gracias a las tarifas de flete más altas, hemos logrado un resultado de nueve meses excepcionalmente sólido. Sin embargo, también estamos viendo que el entorno del mercado se ha deteriorado aún más en el tercer trimestre. Esto es evidente, por ejemplo, en la caída de las tasas al contado y el aumento de los costos unitarios relacionados con la inflación”, dijo Rolf Habben Jansen, director ejecutivo de Hapag-Lloyd AG.

Según el reporte, los primeros nueve meses estuvieron significativamente marcados por interrupciones en las cadenas de suministro globales lo que resultó en tiempos de respuesta más largos para barcos y contenedores. Al final del tercer trimestre hubo una demanda más débil de transporte de contenedores y, en consecuencia, una ligera disminución de la escasez de capacidades de transporte disponibles.

Los volúmenes de transporte estuvieron a la par con el nivel del año anterior, en 8.987 TTEU. Los ingresos aumentaron a US$ 28,4 mil millones (EUR 26,7 mil millones). Esto se puede atribuir principalmente a un aumento significativo en la tarifa de flete promedio, a 2.938 US$/TEU y un dólar estadounidense más fuerte.

Los gastos de transporte ascendieron a US$ 10.800 millones (10.100 millones de EUR). Esto se debió en parte a un precio de consumo de búnker significativamente más alto, de US$ 755 por tonelada, y mayores gastos por manejo de contenedores.

Pronóstico a fin de año

En general, el sólido desempeño comercial en los primeros nueve meses estuvo en línea con el pronóstico ajustado el 28 de julio de 2022. Esto también se aplica al curso del cuarto trimestre hasta la fecha. Por lo tanto, para el ejercicio 2022, aún se espera un EBITDA en el rango de US$ 19,5 a 21,5 mil millones (EUR 18,2 a 20,1 mil millones) y un EBIT en el rango de US$ 17,5 a 19,5 mil millones (EUR 16,3 a 18,2 mil millones). Sin embargo, este pronóstico sigue sujeto a una incertidumbre considerable dada la guerra de agresión de Rusia contra Ucrania, las interrupciones en la cadena de suministro que aún no se han resuelto por completo y los efectos de la pandemia de COVID-19.

“En los próximos meses, la situación tensa en las cadenas de suministro globales debería continuar normalizándose. Al mismo tiempo, nuestro sólido balance general nos ayudará a mantener el rumbo incluso en aguas difíciles. Nos apegaremos a nuestra agenda estratégica mientras invertimos más en calidad y crecimiento, así como en una mayor descarbonización de nuestra flota. Un enfoque muy importante es la inversión en infraestructura, que estamos utilizando para expandir aún más nuestra cartera de terminales”, agregó Habben Jansen.

Al impulsar su Estrategia 2023, Hapag-Lloyd ha ampliado continuamente su participación en el sector de terminales, más recientemente a través de acuerdos para adquirir participaciones en el negocio de terminales de SM SAAM, con sede en Chile, y Spinelli Group, con sede en Italia.

Además, Hapag-Lloyd tiene participaciones en JadeWeserPort en Wilhelmshaven, la Terminal de contenedores Altenwerder en Hamburgo, la Terminal TC3 en Tánger y la Terminal 2 en Damietta, que actualmente se encuentra en construcción.

La compañía chilena CSAV es uno de los principales accionistas de Hapag-Lloyd, donde posee el 30% de su capital accionario y forma parte del pacto de accionistas que mantiene control conjunto sobre el 70% de la compañía..

Otros propietarios de la naviera son Klaus Michael Kühne (30,0%), HGV Hamburger Gesellschaft für Vermögens- und Beteiligungsmanagement mbH (13,9% ), Qatar Investment Authority (12,3 %), el Public Investment Fund en nombre del Reino de Arabia Saudí (10,2 %), más un free float del 3,6 %.